Ruta por los castillos de Tipperary

Tras nuestra visita a Kilkenny, seguimos nuestra búsqueda de la esencia medieval de Irlanda por el condado vecino de Tipperary. Esta vez no nos centramos en una única ciudad, sino que seguimos las carreteras rurales del condado en busca de pueblos amurallados y castillos imponentes. ¿Nos acompañáis?

Mapa con la ruta de Tipperary señalada

   (1) Fethard

Nuestra primera parada fue el pueblo amurallado de Fethard, un pueblo imposible de visitar si no se dispone de vehículo propio. En este pueblo se concentran muchos restos medievales, entre los que destaca principalmente su muralla. Esta es una murallas medievales más enteras que se conservan en Irlanda.

Muralla de Fethard, arroyo y puente

El paseo que rodea las murallas de Fethard es muy agradable

Permitidnos que os hablemos a raíz de la visita a este pueblo de un tipo de representación que no habíamos visto antes y que nos resultó bastante interesante. Hablamos de las Sheela-na-gig, unas tallas sexualmente explícitas que muestran a una figura femenina con una vulva exagerada. Estas tallas se han encontrado en diferentes regiones de Gran Bretaña e Irlanda, aunque os adelantamos que nos resultaron bastante difíciles de encontrar en Fethard. Se ha teorizado mucho sobre la función de este tipo de representaciones, pero no se ha llegado a ningún consenso. En Fethard hay dos ejemplos de estas figuras, uno en el convento agustino y otra en las murallas del pueblo. Nosotros sólo encontramos esta última.

Sheela-na-gig en la muralla

La Sheela-na-gig tiene buenas dotes de camuflaje

   (2) Cahir

El siguiente pueblo que teníamos señalado en nuestra ruta era Clonmel, la ciudad más animada de Tipperary. No obstante, a pesar de que al atravesarla con el coche pudimos comprobar que es una ciudad grande y con bastante ambiente en sus calles, decidimos seguir la ruta sin detenernos en ella. Nos podían las ganas de visitar el primer castillo del día, por lo que fuimos directos hacía el pueblo de Cahir.

El mayor atractivo de Cahir es su imponente castillo, ubicado en una isla en el rio Suir. El Castillo de Cahir fue construido en 1142 por Conor O’Brien, aunque dos siglos más tarde pasaría a manos de la familia Butler. Si habéis leído ya la entrada de Kilkenny es probable que os suene el nombre de esta familia, puesto que también fueron los dueños del Castillo de Kilkenny (una familia adinerada sin duda). Este castillo se rindió sin oponer resistencia a las tropas de Cromwell, lo que quizás le sirvió para no sufrir la misma suerte de otros castillos que se toparon en el camino de este militar inglés. La entrada al castillo cuesta 5€.

Entrada al Castillo de Cahir

El estado de conservación del Castillo de Cahir es uno de sus puntos fuertes

Desde el aparcamiento del castillo sale un camino que lleva al Swiss Cottage, una casa de campo construida para Richard Butler y su esposa. Aunque la casa es muy pintoresca y el paseo es agradable, no os recomendamos que lo hagáis si la casa no está abierta al público. Nosotros decidimos llegar hasta allí aún sabiendo que la casa estaría cerrada con la intención de verla por fuera. Sin embargo, tras media hora andando descubrimos que la propiedad está bien protegida contra mirones y es imposible ver nada desde el exterior. Por suerte, nos encontramos con un trabajador de la zona que, haciendo gala de la simpatía irlandesa, nos mostró una zona desde la que podíamos ver la casa por fuera.

Cottage de paredes blancas y techos de paja

Ver el Swiss Cottage desde fuera no es nada fácil

   (3) Cashel

Llegamos ahora a la que es, sin duda, la joya de la corona de Tipperary: Roca de Cashel. Esta fortificación es uno de los puntos de interés histórico más espectaculares de Irlanda, por lo que no nos debe extrañar que sea un imprescindible de este condado.

En el interior del recinto se levanta una torre cilíndrica en muy buen estado de conservación, las ruinas de una catedral gótica del siglo XIII y la capilla de Cormac, una capilla románica del siglo XII. A esta última sólo se puede acceder con visita guiada por lo que os recomendamos que no apuréis mucho la hora de entrada si no queréis perdérosla. En su interior se encuentran los frescos más antiguos de Irlanda, pero cómo seguro que habéis deducido por nuestro consejo, nosotros nos perdimos por los pelos la última visita. En nuestra defensa diremos que hicimos este viaje en febrero, una época muy mala para viajar por Irlanda puesto que todos los monumentos tienen horario reducido. La entrada a Roca de Cashel cuesta 8€.

Ruinas de la Catedral de Cashel y torre circular

Las ruinas de Roca de Cashel son de las que impactan

A parte de la Roca de Cashel, podéis pasear hasta la Hore Abbey, una abadía del siglo XIII en ruinas. Desde la cima del roquedo podréis ver estas ruinas en medio de los campos agrícolas, pero si tenéis tiempo puede ser interesante acercarse y recorrer el kilómetro que las separa de la fortificación. Nosotros decidimos visitar en su lugar los restos de otra abadía, pero es que viajando en febrero también el sol tiene horario reducido.

Restos de Hore Abbay en medio de los campos agrícolas

Nosotros nos conformamos con ver Hore Abbey desde Roca de Cashel

   (4) Athassel Abbey

Como os avanzábamos, el último punto de nuestra ruta no es un pueblo sino las ruinas de un antiguo priorato. En su día el priorato de Athassel fue uno de los más ricos e importantes de Irlanda, aunque ahora no se trate de un lugar muy frecuentado por los turistas. Para visitarlo hay que salirse de las rutas principales y llevar calzado adecuado, pero en Irlanda es así como se encuentran los mejores rincones.

Puente de acceso a Athassel Abbey

Puente y acceso a Athassel Abbey

Con esta última parada ponemos fin a nuestra ruta para descubrir el condado de Tipperary. Como veis, todos los puntos tienen en común la temática medieval, por lo que nosotros recomendamos combinar esta visita con la de la ciudad de Kilkenny, la capital medieval de Irlanda.

Related posts

2 Thoughts to “Ruta por los castillos de Tipperary”

  1. Toda ruta que sea de castillos me encanta! Y estos de Tipperary no se quedan atrás, como dices es como regresar a la época medieval! Supongo que si se puede combinar con una visita a Kilkenny es que se puede hacer en medio día o menos, ¿no?
    Saludoss

    1. Miriam

      Hola,
      La verdad es que está ruta dura más bien un día entero 😅. Me refería a que se puede combinar y hacer una ruta de dos días con Kilkenny y Tipperary, pero quizás es algo que he dado por sentado. La verdad es que al estar visitando el país durante los fines de semana planteo los posts como escapadas cuando quizás mucha gente este organizando un viaje más largo por el país… Yo combine Kilkenny y Tipperary como una única escapada de fin de semana por cercanía y por temática.
      Un saludo,

Leave a Comment