Qué ver en el Lago di Como: un pequeño adelanto

Durante nuestra escapada a Milán y Turín se nos ocurrió hacer una pequeña locura: ¿y si nos acercábamos, aunque solo sea un día, a ver el Lago di Como? Sabíamos que hacerlo en un día era inviable, pero ¿a que no adivináis qué? Incluso lloviendo, esta visita exprés fue el adelanto perfecto para soñar con una escapada en exclusiva al Lago di Como. ¿Queréis saber que nos dio tiempo a ver?

Mapa del Lago di Como con las ciudades de la ruta marcadas

En primer lugar, hablemos de cuál es la mejor época para visitar el Lago di Como. Nosotros hicimos esta escapada a principios de marzo, pero hay fechas mucho mejores para hacerlo. ¿Por qué? Pues porque, en primer lugar, tuvimos la mala pata de que nos hizo mal tiempo, pero sobre todo porque al viajar fuera de temporada te vas a encontrar villas cerradas y los horarios del ferry son más limitados. ¿Cuándo deberíamos visitar el lago entonces? Pues lo mejor es visitar esta zona desde finales de marzo hasta octubre, que es cuando está todo abierto. En cambio, si os lo queréis plantear como un viaje slow o huir de las aglomeraciones no dudéis en visitarlo en cualquier otra fecha.

Se ve un embarcadero en primer plano y en segundo plano no se distingue nada por la niebla.

Por si pensabais que exagero con lo del mal tiempo…

Otro tema del que tenemos que hablaros es sobre cómo llegar al Lago di Como. Esto depende del tipo de viaje que estéis pensando hacer, pero os contamos cómo llegamos nosotros.  Nuestro punto de partida fue Milán y como queríamos aprovechar al máximo el día optamos por ir directamente hasta Varenna. Para esto nos decantamos por el tren, que nos costó 6,70€ por persona y tardó aproximadamente una hora en llegar. A partir de aquí nos movimos en ferry por las diferentes ciudades que rodean el lago.

Se ve el lateral del barco y de fondo la ciudad de Mennagio. La ciudad está en el margen del lago, y se ve como se van escalonando las casas conforme se eleva la montaña.

El ferry es la mejor opción si queréis ver las vistas desde el lago

Nosotros elegimos empezar en Varenna porque en esta parte del lago se concentran algunas de las ciudades más conocidas. A nosotros en total sólo nos dio tiempo a visitar tres pueblos, en gran medida debido a los horarios del ferry. Obviamente, la lista de sitios que merecen una visita es mucho más larga. Bellagio, Tremezzo, Menaggio, Como, Lecco, Cernobbio o Colico son sólo algunos de los pueblos que se pueden visitar en torno al lago. Pero centrémonos ahora de nuestra ruta.

   Varenna

Como ya os hemos comentado, nuestra primera parada fue Varenna, probablemente uno de los pueblos más bonitos de la ruta. Las calles escalonadas y las pasarelas sobre el lago dotan de un encanto especial a cada rincón de este pueblo.

Vistas de la ciudad desde una pasarela con hierros rojos. Se ven casas de colores y unas pasarelas que se adentran en el lago.

El perfil de Varenna

En primer plano se ven unas mesas y sillas blancas, de estilo clásico y de fondo se ve el perfil de la ciudad con sus casas de colores escalonadas entre el lago y la montaña.

Un rincón de película en Varenna

En Varenna tuvimos la oportunidad de visitar la Villa Monasterio. Existen dos tarifas diferentes para visitar la finca: visitar solo los jardines por 5€ o visitar también la villa por 8€. Nosotros recomendamos especialmente los jardines, pero os dejamos también alguna foto de la villa para que decidáis por vosotros mismos.

Baranda con maceteros de piedra de estilo neoclásico. Se ve las vistas del lago y se intuye otra ciudad al fondo.

Las ramas secas le dan al jardín un encanto diferente al que puede haber el resto del año

Dormitorio con cama, armario, mesa y tres sillas de madera. En el centro de la sala hay cinco maniquíes con vestidos de época

El interior de la villa está totalmente amueblado

La Villa Monasterio fue originalmente un convento cisterciense, de ahí su nombre, pero las últimas monjas se fueron en 1567. Tras esto, la finca fue pasando por las manos de diferentes familias adineradas hasta que una de ellas la donó con fines museísticos. Este tipo de villas son uno de los atractivos turísticos de los pueblos que rodean el Lago di Como, aunque muchas se mantienen como residencias privadas. A partir del siglo XVI, la nobleza de la Lombardía empezó a construirse este tipo de villas como residencia vacacional. A día de hoy, muchas mantienen ese uso, aunque ahora en lugar de nobles son famosos los que las ocupan.

Terraza con una fuente y dos columnas salomónicas que flanquean un acceso al lago.

Quién tuviera una casa de veraneo así…

   Bellagio

Desde aquí optamos por ir a Bellagio, uno de los pueblos más turísticos del Lago di Como. Para fuimos en barco desde Varenna. Este es el medio de transporte ideal para disfrutar de las vistas del lago, aunque puede resultar un poco caro. Este trayecto nos costó 4,60€ por persona y el trayecto Bellagio-Como que hicimos después nos costó alrededor de 15€. Hay billetes de 24h. pero según nuestros cálculos son difíciles de amortizar (sobre todo con los horarios de temporada baja).

Vistas de Mennaggio desde el barco. Destaca una torre y las casas amarillas y naranjas que dan al lago.

De camino a Bellagio vimos Mennaggio desde el barco

A pesar de que Bellagio es de los pueblos más famosos, también es en el que menos opciones encontramos abiertas. La Villa Melzi, por ejemplo, abre sus puertas a los turistas sólo de finales de marzo a octubre.  A pesar de esto y de que la lluvia nos impidió recorrer los alrededores, la visita al pueblo es imprescindible.

Calle empedrada y escalonada del centro de Bellagio

Muchas tienditas estaban cerradas pero las calles son preciosas

Como ya tocaba comer aprovechamos esta parada para hacerlo. Por TripAdvisor encontramos un restaurante con muy buena puntuación y decidimos ir a comprobar su fama. Así fue como descubrimos el Antichi Sappori, un sitio con mucho encanto y con comida riquísima.

Fachada del restaurante con toldo verde y mesas con manteles a cuadros

Un restaurante con esencia italiana

Pizza margarita para mí, dos copas de vino y un plato de espaguetis con mejillones para mi acompañante

Como veis comimos de vicio

Después de callejear un poco más cogimos un ferry exprés a Como. Existe otro ferry que se va deteniendo en más pueblos, pero tal y como estaba el día de nublado preferimos llegar cuanto antes a Como para ver el pueblo con tiempo, aunque nos perdiéramos vistas del propio lago.

   Como

Como es la ciudad más grande de nuestra ruta y una de las más grandes que rodean el lago. Es verdad que no tiene el encanto de los otros pueblos de la ruta, pero eso no le resta importancia. Además, no debemos olvidar que es la ciudad que da nombre al lago. Por su tamaño y por la cantidad de sitios que hay, hemos optado por añadiros una ruta por la ciudad.

Mapa de Como con nuestra ruta señalada

Si el tiempo os acompaña, en Como se puede tomar el Funicular Como-Brunate (1) para conseguir unas buenas vistas. Desde arriba se puede ver una panorámica de toda la ciudad, aunque por la niebla y la hora a la que llegamos nosotros no subimos. Sin embargo, como nos alojamos muy cerca del pie del funicular, comenzaremos por aquí nuestra ruta exprés por Como.

Desde aquí nos adentramos en el Casco Antiguo para visitar un par de puntos antes de volver al lago. La primera parada fue el Duomo di Como (2), la Catedral de la ciudad.  Tanto el interior como el exterior resultan sorprendentes cuando pensamos en lo relativamente pequeña que es la ciudad. El edificio se empezó a construir en 1396, pero su obra duró tantos siglos que alberga diferentes estilos arquitectónicos.

La fachada del Duomo es de mármol blanco y destacan las vidrieras y el rosetón. En el lado izquierdo se alza el Campanario.

La fachada del Duomo y la torre del Campanario

Como curiosidad, la puerta norte del templo recibe el nombre de Puerta de la Rana. En la jamba izquierda de esta puerta se puede “intuir” (porque está muy deteriorada) la figura de una ranita. Esta ranita da nombre a la puerta y tocarla asegura volver a Como, aunque con lo desfigurada que está mejor no hacerlo. Según las leyendas populares, la ranita marca la altura a la que llegaron las aguas durante las inundaciones del lago.

Tras la Catedral se levanta la Casa del Fascio (3), un edificio en el que no nos hubieramos fijado si en la Oficina de Turismo no la hubiesen mencionado. Este edificio, en mi opinión feísimo, es un símbolo de la arquitectura moderna (y si lo dicen los expertos…). El edificio es de los años 30, lo que explica el prestigio que le han otorgado por ser un ejemplo tan temprano de arquitectura moderna.

En el centro de Como también nos encontramos la Basílica di San Fedele (4). Esta iglesia fue construida entre los siglos XI y XII en el emplazamiento que ocupaba en el siglo VI una iglesia dedicada a Santa Eufemia. Ya fuera del Casco Histórico podréis ver otra iglesia de más o menos la misma antigüedad: la Iglesia de Sant’Abbonio (6).

De camino entre una iglesia y la siguiente no dejéis de cruzar la Porta Torre (5). Esta torre fortificada fue construida en el siglo XII, tras la resolución de la guerra de los diez años (entre 1118 y 1127). Tras la derrota de Como frente a Milán, los milaneses destruyeron las murallas romanas que protegían la ciudad. Así fue como Como se quedó sin defensas y tuvo que comenzar la construcción de unas nuevas murallas a las que años más tarde le añadirían tres torres defensivas que aún se conservan.

Torre defensiva con puerta de la ciudad y cuatro filas de ventanas por encima.

La Porta Torre vista desde el interior de la ciudad

Ya anocheciendo fuimos a dar un paseo por el margen del lago. Si bien las vistas de la bahía de noche son bonitas, creemos que nos perdimos parte de su encanto al no verlas de día. Nosotros llegamos paseando hasta la Villa Olmo (7). En este caso fue el marqués Odescalchi el que se mandó construir esta villa de veraneo de estilo neoclásico. Desde 1925, la villa es propiedad de la ciudad de Como y se usa como sede de eventos culturales y exposiciones de arte.

Se ve la Villa Olmo, una mansión gigantesca de estilo neoclásico

La villa iluminada de noche

Y acabamos la ruta con el Templo Volta (8), un templo levantado en honor al inventor de la pila: Alessandro Volta. ¿Os suena el voltio como unidad de medida? Pues os presento aquí al físico italiano del que tomó el nombre. Este edificio, de estilo neoclásico, fue inaugurado en el año 1927, coincidiendo con el centenario de la muerte del físico. En el interior del templo hay un pequeño museo dedicado a las invenciones de Alessandro, pero no pudimos visitarlo.

Edificio neoclásico de planta cuadrada. La fachada tiene un pórtico columnado y el templo está coronado por una cúpula.

Las últimas visitas del día las hicimos ya de noche

Con esta última visita concluimos nuestro pequeño adelanto del Lago di Como. Sabíamos que en un día nos quedarían muchas cosas pendientes, pero lo que no sabíamos es que la muestra nos dejaría tan buen sabor de boca. Vale la pena dedicarle al menos cuatro días a la zona y esperamos repetir pronto con más calma. ¿Os ha pasado algo parecido con algún viaje? ¿Habéis hecho una visita exprés a algún sitio que os haya enganchado tanto como para volver a dedicarle más días?

Related posts

4 Thoughts to “Qué ver en el Lago di Como: un pequeño adelanto”

  1. Pues viendo la foto del Lago di Como es normal que no diera tiempo a verlo en 1 día! Que ambiciosos, es enorme!! jeje Pero al menos hicisteis una buena ruta por los pueblos más importantes. Supongo que no visteis a famosos por allí, irán en verano, no?
    No recuerdo que me haya pasado eso de visitar un sitio en modo expres. Si no me da tiempo a verlo, más o menos en condiciones, no voy 😅 Aunque si que me apetece volver a ciertos países 😍😍
    Saludoss

    1. Miriam

      Yo estuve a punto de descartar el viaje por ese mismo motivo, me parecía muy ambicioso y prefería algo más abarcable, pero se me antojo en el último momento y me di el capricho jeje. Mi plan era visitar 4 ciudades (me plantee algo más razonable que todo el lago), pero incluso eso fue imposible. En principio los famosos van allí en verano pero ya te digo que con la llovizna que nos caía tampoco hubieran salido de sus casas 😅😅
      Un saludo 😘 😘

  2. Una pasada. Me ha encantado tanto la ruta, como la explicación y, por supuesto las fotos… Que lugar más bello…
    Muy útil este post…
    ¿Tu crees q si lo pedimos así como si no quiere la cosa nos materializaremos allí?

    1. Miriam

      Muchas gracias Raquel!! Pues eso estaría genial pero mientras se inventa el teletransporte quizás si lo pedimos así como quien no quiere la cosa encontramos una ganga para ir 😂😂

Leave a Comment