Auschwitz: una visita necesaria

El campo de concentración de Auschwitz fue el mayor campo de concentración y exterminio de la Alemania nazi y en su interior murieron más de un millón de personas. Con esta presentación es normal que haya personas que se muestren reticentes a visitarlo, pero para nosotros es una visita obligatoria para cualquier ser humano. No olvidéis que “aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo”.

Auschwitz fue, en realidad, un complejo formado por diversos campos de concentración y exterminio. El más conocido y el primero en construirse es Auschwitz I, pero también estaba Auschwitz II – Birkenau y Auschwitz III – Monowitz. Este último era un campo de trabajo y es el único de los tres que no se conserva.

Puerta de entrada de Auschwitz I. Es una puerta de hierro y sobre ella pone "Arbeit macht frei"

Esta puerta, con la famosa frase “el trabajo libera”, es la puerta de entrada a Auschwitz I

Auschwitz se encuentra a sólo 70 kilómetros de la ciudad de Cracovia, por lo que lo mejor es aprovechar tu estancia en la ciudad para hacerle una visita. Existen varias empresas que organizan visitas e incluyen el transporte desde el centro de la ciudad, pero si, como nosotros, teníais pensado visitar el campo por libre os contamos cómo hacerlo en transporte público.

La única forma de llegar a Auschwitz en transporte público es en autobús. El viaje cuesta 14 zloty (alrededor de 3,50 €) y se tarda unas dos horas en llegar. Los autobuses salen desde la Estación Central de Autobuses de Cracovia y tenéis que buscar la línea que va en dirección a “Oswiecim”. El transporte entre Auschwitz I y Birkenau se realiza también en autobús, pero, en este caso, se trata de una línea gratuita que une los dos campos.

En cuanto a la forma de visita, Auschwitz puede visitarse por libre o uniéndose a alguna de las visitas guiadas. Si optáis por lo segundo, es recomendable reservar con antelación y el precio ronda los 45 zloty por persona, es decir, unos 12 euros.

Nosotros optamos por visitar el campo por libre, en cuyo caso la entrada es gratuita, pero no sabríamos qué recomendaros. Así como en otras visitas os decimos que nos pareció que nos estuviesemos perdiendo cosas por no ir con un guía, en Auschwitz no tuvimos esa sensación. Es más, en las partes del recorrido que se visitan con el grupo nos llegamos a sentir un poco incómodos por la aglomeración de gente que se llegaba a formar.
Con todo esto creo que ya tenéis la información práctica para saber llegar y elegir el modo de visita. Pasemos ahora a hablaros un poco de nuestras impresiones.

Fotografía sacada entre las dos alambradas que cierran el recinto de Auschwitz

Lo bueno de visitar Auschwitz por libre es que os podréis recorrer con calma las zonas menos masificadas

Durante este viaje a Polonia tuvimos la ocasión de visitar también el campo de concentración de Stutthof, el primer campo de concentración de los nazis en Polonia. La verdad es que la visita a Stutthof me impactó de una manera diferente (tenéis mi experiencia aquí), pero eso no quita que Auschwitz también fue impactante, aunque de diferente manera. Me atrevería a decir que Auschwitz está pensada para impactar y quizás es justamente eso lo que reduce el impacto. Voy a intentar explicarme.

Uno de los barracones más estremecedores de Auschwitz es el dedicado a las posesiones de las personas que fueron recluidas aquí. Quizás hayáis oído hablar, por ejemplo, de los montones de zapatos o de la montaña de pelo humano. Pues bien, ambas salas son sobrecogedoras, pero se nota bastante que esa es su intención y son barracones que están tremendamente masificados de gente. Ojo, que no creo que esté mal. Al fin y al cabo, Auschwitz está pensado para hacer entender a la gente la magnitud del Holocausto y estos recursos consiguen hacerlo. Sin embargo, creo que, en este sentido, la experiencia de visitar Auschwitz I puede dejaros con sentimientos encontrados.

A ambos lados de la sala se ven los zapatos acumuladas de las personas recluidas en Auschwitz. Es muy impactante.

Esta sala impresiona y por suerte conseguimos verla en un momento en el que no habían grupos

Aquí llegamos a la otra cara de la moneda: Auschwitz II – Birkenau. No dejéis de visitar este segundo campo de concentración, que además fue el campo más enfocado al exterminio. Conozco algunos casos de personas que se han dejado esta parte de la visita, pero después de visitarlo creo que no verlo es perderse la parte más estremecedora de Auschwitz. Aquí tenemos todo lo contrario. En primer lugar, la superficie del campo es tan grande que no notaréis la masificación de gente (quizás también porque mucha gente se queda sin ir) y, en segundo lugar, aquí no hay museografía o artificios para hacerte llorar, todo está tal cual quedó. Pero no voy a explicaros más. Vale la pena que lo veáis sin estar condicionados por lo que pueda contaros.

El recinto de entrada de Birkenau visto desde dentro del campo

En Birkenau se conservan barracones de madera y de ladrillo. Este es el interior de uno de los primeros

Los alemanes destruyeron las cámaras de gas antes de que los aliados liberaran el campo

Realmente pienso que tenéis que visitar Auschwitz al menos una vez en la vida. Sé que hay gente que lo considera de mal gusto o que cree que la visita será demasiado incómoda, pero es que visitar un sitio así nunca va a ser cómodo y dependiendo de vuestra actitud en el lugar, tampoco va a ser de buen gusto. Es una visita que se tiene que hacer mostrando el máximo de respeto, pero que se tiene que hacer. ¿Vosotros que creéis? ¿Se deben visitar estos sitios para evitar que suceda de nuevo o creéis que los visitamos por otras razones?

Related posts

13 Thoughts to “Auschwitz: una visita necesaria”

  1. Carlmac

    Hola, muy buenas!!
    Pudisteis entrar por libre sin inscripción previa al museo? Yo estuve hace 13 años y quiero volver con mi familia a primeros de mayo, pero según leo en la web en enero cambiaron las condiciones de entrada y ahora es necesaria una inscripcion previa para poder entrar, y no hay plazas ningún dia de los que estamos en Cracovia.
    No sé si será posible realizar la visita presentandonos allí a primera hora sin reserva previa, porque la idea de hace un tour desde Cracovia no nos convence
    Un saludo y felicidades por la web!

    1. Miriam

      Nosotros pudimos hacerlo, pero claro, fuimos antes de enero de 2018. Por lo que he visto en la web ahora hay que reservar aunque sigue siendo gratis. La verdad es que no tenía ni idea de que iban a hacer estos cambios así que lo añadiré al post, gracias por la información. Espero que tengáis suerte, contadnos si lo conseguís. Yo preguntaré un poco y si me entero de algo más os cuento 😉
      Un saludo,

      1. Miriam

        He preguntado a unos bloggers que están ahora en Polonia y ellos lo hicieron como nosotros. La reserva es sobre todo para si quieres visita guiada pero yendo por libre parece que no hay problema. Eso sí, mejor ir temprano para aseguraros 😉

        1. Carlmac

          Muchas gracias Míriam!
          La verdad es que la información que encuentro ahora mismo es confusa, en muchos sitios leo que hay que reservar para ir por libre también.
          Llevamos coche, así que no tendremos problema para llegar pronto al campo. Os contamos a la vuelta
          Un saludo!

          1. Miriam

            Perfecto, disfrutad mucho del viaje y ya nos contaréis que tal 😉😉

  2. Hola,
    Yo también creo que es un lugar que hay que visitar… Auschwitz es un lugar muy triste por todo lo que sucedió, pero es historia y no debemos olvidarlo.
    Es un lugar que todavía no he estado pero sin duda lo visitaré, quiero ir por libre aunque lugares así, con tanta historia me gusta ir con guía para saber un poco más del lugar. ¿Allí mismo se puede contratar algún guía?
    Gracias!

    1. Miriam

      Hola Judit! La visita guiada es mejor que la reservéis con antelación, sobre todo si la queréis hacer en español, pero nosotros vimos que quedaban plazas cuando llegamos así que siempre se puede “correr el riesgo” de contratarla allí. La verdad es que nosotros somos muy de correr este tipo de riesgos pero la recomendación general es reservar antes.
      Un saludo 😘

  3. Laura

    Tengo un dilema muy grande con los campos de concentracion. Como tu dices… debería ser una visita obligatoria para no olvidar y sobretodo para que tantos millones de personas no sean olvidados pero no se si seré capaz porque solo con tu post y tus fotos, se me ha revuelto el estomago.
    No se si es el morbo, el duelo o las ganas de rendir homenaje, lo que nos lleva a visitar estos campos, lo que no entiendo es que se lucren con ellos.
    Gracias por la info, desde luego, si vamos, lo haremos por libre

    1. Miriam

      Hola Laura!
      Ese dilema que te planteas también me ha rondado la cabeza muchas veces y me alegro de que saques el tema. Creo que en muchas ocasiones se visita estos sitios por morbo o incluso para demostrar lo buenos que somos que vamos a estos sitios y salimos llorando. Y seguramente en muchos otros casos se visitan sólo porque como vas a decir a la vuelta de tu viaje que no has ido. Yo creo que hay que verlo porque de lo contrario no le ponemos magnitud al suceso. Hablamos de millones de personas pero hasta que no recorres la superficie de Birkenau no te das cuenta de lo que suponen realmente esos millones. En papel no deja de ser un número y allí son barracones tras barracones en los que se hacinaban cientos de personas.
      Sobre lo de lucrarse, los campos de concentración (al menos en Polonia) no se suelen lucrar directamente porque son de entrada gratuita. Son los guías los que cobran por sus servicios, que al final es normal que no lo hagan por amor al arte sino que tengan un beneficio con ello. Nosotros preferimos hacerlo por libre no tanto por no financiar el negocio que se está haciendo con ello sino huyendo de hacer una visita cual borrego, todos apretados de un sitio a otro y sin poder ir a tu ritmo.
      Es una visita muy dura pero yo te la recomiendo y me encantaría leer tus impresiones cuando la hagas porque seguro que percibes cosas que yo haya pasado por alto (como esos olores de los que eres experta 😉) Un beso,

  4. Luz

    Hola Miriam. En general me gusta leer las impresiones que causan este tipo de visitas, ya que cada persona es un mundo y muchas veces te preguntas cómo te va a afectar. Con tu artículo me queda claro que el campo de concentración de Auschwitz es un sitio que no puedo dejar de visitar. Creo que en mi caso preferiría la visita por libre para poder ir a mi ritmo. Un saludo!

    1. Miriam

      Hola Luz! Yo después de ver como se acumulaba la gente en los grupos me quedó claro que ir por libre es muy buena idea… A mi es que no me gustan nada las aglomeraciones 😥😥 Auschwitz es que es un clásico pero si te interesan los campos de concentración, en Polonia también visitamos el campo de Stutthof, el primer campo de concentración de Polonia (ahí te dejo el spam)
      Un beso,

  5. Elena Ruiz

    Una visita muy impactante, ese gran montón de zapatos simbolizando la cantidad de personas que perdieron la vida, los barracones donde ‘vivian’ hacinados. Visitar Auschwitz es duro pero muchos deberían hacerlo. Supongo que hay que reservar un día entero para hacer la visita ¿no? Estuve en un campo de concentración en Berlin y allí tenían audio guías ¿no había allí? Muchas gracias y un saludo

    1. Miriam

      Hola Lena! Gracias por el comentario!
      Tienen la opción de visita guiada pero no de audioguia. La verdad es que nosotros preferimos ir sin guía porque cuando coincidimos con los grupos nos agobiados un poco por la aglomeración de gente que se junta, pero si que vale la pena que te den más información en la visita.
      Sobre lo del día entero, no hace falta. Hay gente que incluso aprovecha el día para ver las minas de Wieliczka aunque a mí eso me parece pasarse. Si vais a primera hora podéis estar de vuelta en Cracovia para la hora de comer (teniendo en cuenta el horario de comidas español, no el inglés 😅😅) y eso por libre, que al final siempre te entretienes un poco más…
      Un saludo 😘

Leave a Comment