Algunos consejos para visitar la Ciudad del Vaticano

La Ciudad del Vaticano es, sin lugar a dudas, parada obligatoria en cualquier viaje a Roma, motivo por el cual siempre la encontraréis abarrotada de gente. No obstante, y por suerte para todos nosotros, siempre existe algún que otro truco para hacernos la visita más llevadera.

Toda buena visita al Vaticano debería incluir entrar en los Museos Vaticanos, ver la Capilla Sixtina, entrar a la Basílica de San Pedro y subir a su cúpula.  Hagamos lo que hagamos para saltarnos las colas tened en cuenta que todas estas ubicaciones van a estar abarrotadas de gente y que nuestros consejos sólo os servirán para ahorraros tiempo de espera, las aglomeraciones son insalvables.

Para entrar en los Museos Vaticanos existen dos trucos. El primero consiste, básicamente, en reservar con antelación y es la opción para cobardes (nah, es broma…). El coste de la entrada se encarece un poco (4€) pero así seguro que os ahorráis la cola. La otra opción es elegir con cuidado la hora a la que nos presentamos en los museos. Aquí seguro que muchos ya estáis pensando en madrugar y llegar una hora antes de que abran los museos. En ese caso, felicidades habéis llegado a la misma conclusión que todo el mundo y os encontraréis con ellos en la cola. Nuestro consejo: id a la hora de la comida. Nosotros llegamos allí a las 13:00 horas y nos encontramos, literalmente, a cinco personas delante nuestro.

Si como nosotros decidís “arriesgaros” a hacer la cola os tenemos que dar otro consejo: ignorad a todo el que intente venderos tours. Para empezar no son de fiar y aunque os parezca que os están ofreciendo un chollo probablemente os estén timando. No os asustéis si os dicen que la cola será kilométrica y que ellos os ahorrarán dos horas de espera, a nosotros nos lo decían a pesar de que, como os hemos dicho, no tuvimos que esperar nada.

Patio interior de los Museos Vaticanos

Tras la visita a los Museos Vaticanos (dentro de la cual se incluye ver al Capilla Sixtina), nos dirigimos a la Piazza de San Pedro a hacer la cola para entrar en la basílica. En esta ocasión tuvimos que esperar un poco más pero no llegó a la hora de cola (probablemente porque era cerca de la hora de cierre). Eso sí, de nuevo, las aglomeraciones dentro son inevitables.

La Basílica de San Pedro

¿Más consejos? Aquí van los más básicos (seguro que ya habíais pensado en ellos):

  • Cuidad la indumentaria. Elegir mal el outfit puede provocar que nos quedemos fuera, sobre todo en lo que se refiere a la visita a la basílica.
  • Comprobad que el museo este abierto el día que vais. Lo sé, parece una tontería, pero la lista de días de cierre de los Museos Vaticanos es más larga de lo que pensáis.
  • No olvidéis el carné de estudiante o lo que es lo mismo, comprobad si tenéis tarifa reducida y no olvidéis llevar el documento que lo certifique. La entrada podría costaros un 50% menos.
  • Llevad calzado cómodo. Igual os ahorráis el estar de pie esperando para entrar, pero las galerías de los Museos Vaticanos son bastante largas.

En nuestro caso, coincidió que visitamos el Vaticano el mismo día que aterrizábamos en la ciudad, por lo que entre que llegábamos a Roma y dejábamos las maletas en el hotel llegamos al Vaticano justo a la mejor hora. Si, en cambio, queréis comenzar la ruta más temprano os aconsejamos la visita al Castel Sant’Angelo, no está lejos de allí y tiene muy buenas vistas. Sobre todo os aconsejamos esta visita si tenéis la opción de entrada reducida (unos 7€) ya que de lo contrario os costaría 10,50€.  Otra opción es visitar primero la Basílica de San Pedro y hacer la visita al Vaticano de manera inversa a como la hicimos nosotros.

Related posts

Leave a Comment