Birka: en busca del pasado vikingo de Suecia

Existen varias opciones si queréis hacer una excursión de un día por los alrededores de Estocolmo y aquí os recomendamos una: visitar la isla de Björkö, en la que se halla Birka, un importante yacimiento vikingo de Suecia.

Fundada en la primera mitad del siglo VIII d. C., Birka es considerada como la primera ciudad de Suecia y se consolidó como un importante centro comercial y de producción de la era vikinga. Una prueba de la importancia comercial de la ciudad es que se han encontrado en ella sedas de China que demuestran hasta donde llegaban las relaciones comerciales en esta época. A pesar de esta importancia Birka fue abandonada a finales del siglo X. La ciudad no fue atacada, ni se incendió, sus habitantes simplemente cogieron sus cosas y se marcharon, todo un misterio ¿verdad?

Además de la relevancia de la propia ciudad, Birka también es importante por ser la sede de la primera congregación cristiana del país (aunque tan bien no les fue a estos misioneros ya que no llegaron a cristianizar a sus habitantes). Como conmemoración de este hecho se colocó una cruz en honor a la llegada del monje benedictino Anskar en el año 830. Irónicamente, esta cruz se ha convertido en uno de los elementos más fotografiados del parque siendo el más moderno, ya que la cruz se levantó 1000 años después de la llegada del susodicho monje.

La famosa cruz

Ahora bien, ¿qué encontraréis actualmente si visitáis Birka? Casi de todo. Para empezar, podréis disfrutar del entorno natural y de un paseo guiado por la zona arqueológica. No encontraréis grandes ruinas, pero la visita os desvelará muchísimos secretos de la isla y llegaréis a la famosa cruz, situada en su punto más alto (no olvidéis la foto). Además, hay una zona reconstruida con casas de diferentes épocas y en el museo encontraréis muchísimas maquetas por lo que saldréis con una idea muy clara de cómo es una ciudad vikinga. E incluso, si os hace buen tiempo (a nosotros, desgraciadamente, no nos lo hizo) podréis daros un baño.

Si todo esto os ha convencido y ahora necesitáis visitar Birka supongo que querréis saber cómo ir. Para llegar a la isla hay que coger un barco que sale del embarcadero que hay junto al Ayuntamiento de Estocolmo y que tarda aproximadamente 2 horas en llegar. Un aviso: estos barcos sólo salen durante el verano. El coste del viaje es de 395 SEK (unos 40€) e incluye la ida y vuelta en barco; la entrada al museo, visita guiada en Birka y explicaciones durante el trayecto.

Barco a Birka

Si después de esta primera aproximación al mundo vikingo os quedáis con ganas de más no olvidéis visitar el Historiska Museet en Estocolmo, en el que encontraréis piezas de Birka y otros muchos yacimientos de esta época.

Related posts

Leave a Comment